INTENCIONES

 

 

 

El amor que sentimos por algo es fruto del conocimiento que de ese algo tengamos, y se acrecienta conforme nuestro saber se torna más seguro”

Leonardo da Vinci

 

Confieso que el cancerbero de este blog se declara enamorado aún de este mundo del que pretende escribir y dialogar con todo aquel que así lo quiera y de todo lo que tenga que ver con este nuestro trabajo que no es otro que el de ser dentista.

La intención es ir tocando de forma subjetiva, amena y digestiva temas de actualidad relacionados con la salud bucodental incluso con los de los precios y los costes de nuestras actuaciones, también con los de los resultados y, cómo no, con nuestra posible o imposible iatrogenia. También con los de los efectos deseables y deseados e indeseables e indeseados de todos y cada uno de nuestros tratamientos.

Igualmente pretendo hablar de mí mismo, de mis compañeros, de algunos pacientes  o clientes, pues queramos o no, no sólo tratamos enfermedades y pacientes, sino que somos proveedores de salud, y otro tema sujeto paciente será el lugar donde desarrollamos nuestra vida profesional. Por supuesto le he propuesto a todos y a cada uno de mis compañeros hagan uso de este púlpito tanto como les plazca esperando que este deseo se cumpla una y otra vez, de tal forma que lleguemos a ser más un foro coral de discusión que un monólogo pontificante.

Una cosa sí quiero prometer antes de empezar a escribir,  y es que sólo lo haré por amor o por odio* y con esa “passione” con la que uno de mis dioses,  Giacomo Puccini se entregaba a sus músicas y corregía aquellos libretos un siglo y más menos pocos años ha.

Es decir que nada de rollos, sólo escribiré cuando sienta que la pasión me lleva y nunca poseído por la indiferencia. Que no, que no lo voy a hacer por intereses espurios ni por pasta. Lo prometo.

Y por último comentar que es el primer blog en el que se me ocurre escribir, que soy inocente y que trataré de seguir siéndolo incluso cuando lleve cien o cuando lleve mil. Y que si me muero sea de amor. Y si me enamoro sea de vos.  Y que de tu voz sea este corazón. Todos los días a Dios le pido**. Que si en los finales de mi vida profesional aún sigo valorando más la sabiduría que la riqueza, más el amor que el interés, más la verdad que el propio beneficio, lo que me quede o no seguirá para continuar  siendo lo que soy y de esta forma quiero que me veáis.

Un abrazo.

José María Cortés Cansino.

A ti te toca

_______________________________________________________________________________________________

*He de confesar que mis odios son impersonales y se reducen al jabón en los ojos, a los restos de cristales mal barridos o a los guantes en gatos que intentan cazar ratones.

**Juanes, como Serrat, Sabina, Mozart o Gustav Mahler o Queen son capaces de levantarme el alma hasta el infinito como Antonio Machado, el Duo Dinámico, Alejandro Sanz, Gabo o incluso Carlos Cano, los Beatles, Juan Luis Guerra y cuatro cuarenta o Jose Alfredo Jiménez y hasta Rafael de León, pura simpleza …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *